domingo, 3 de junio de 2012

En la quietud de la noche.-In the stillness of the night



No puedo dormir. Una vez más me encuentro en el umbral del diálogo con lo etéreo de todo lo externo e interno de la realidad a la que pertenezco.


Un diálogo mental y silencioso en el que mi organismo repica como campana movida por una onda sísmica e invisible que me mantiene en plena vibración en plena ebullición.


Esta cabeza no para y ese universo no calla, mientras que el pecho marca el ritmo armónico o disonante que los sentimientos y sensaciones le imponen.


A veces deseo huir, de este molino que me tritura a pesar de conocer que el grano aunque harina sigue siendo alimento. Otras deseo permanecer mecida en el oleaje de la playa cálida y abrigada en la que cada grano de arena es compañía


…Y en la quietud de la noche todo fluye como agua de lluvia deslizada en las agüeras que bajan las altas montañas deslizándose según su orografía como arroyos, sumergiéndose en el mundo subterráneo del subconsciente y aflorando en cascada hacia las fuentes.






V.Nas

2 comentarios:

Luis dijo...

La noche siempre trae sentimientos encontrados que, muchas de las veces, nos producen terror.

Ranita Azul dijo...

Fluctuar en el fluir
al ser removidos,
E eegrano del arenero
hermano del viento
Brizna en granero,
Junto a los hermanos
siega de la vida
y polvo certero.

Algo asì somos en este afån del mundo y tu bella prosa claro lo deja.
Encantada de leerte desde otro mar en que debato con la salud y grano al fin de la criba. Mi abrazo